Este año, que en breve estará terminando, ha sido particularmente para el mundo de la música, motivo de celebración y remembranzas, ya dábamos cuenta y compartíamos con ustedes los cincuenta años de los Rolling Stones y la primer tocada de The Beatles, y como los grandes acontecimientos no solo vienen en pares, este 30 de noviembre cumple 30 años de salir a la luz uno de los álbumes básicos en la historia contemporánea del rock, del ingenio y locura de Pink Floyd emergió en el momento justo “The Wall”.

Esta magistral pieza musical se trato del álbum once de la banda británica, su producción estuvo a cargo de David Gilmour y Roger Waters –fundadores de la banda- y les acompaño en este viaje el productor Bob Ezrin. De corte y tipo conceptual, el disco en su conjunto retrata –a manera de alter ego del propio Waters-  las vivencias de un rockstar ficticio de nombre Pink, que de acuerdo a versiones del propio Waters, se trata de un ser reprimido por sus traumas ocasionados por la sombra de una madre sobre protectora, un padre muerto en la Segunda Guerra Mundial, una educación opresora, con una vida sentimental digna de cualquier “forever alone” y sumado a este coktel el uso basto de drogas, estos elementos son convertidos en ladrillos que van formando un muro, a manera de barrera protectora del protagonista de la historia narrada en el disco, esta protección del mundo exterior permite que nuestro anti héroe se imbuya en un mundo de fantasía destinado a la autodestrucción.

A groso modo, esa es la narrativa del disco, que a dicho de muchos expertos –y quienes no lo somos, pero apreciamos las grandes obras del rock- este es uno de los mejores discos del género de todos los tiempos. Sin lugar a dudas esta majestuosa pieza de genialidad debe estar en la fonoteca de cualquier melómano que se precie de serlo, tan así que algún “amante de lo ajeno” tuvo a bien darme baje con este disco, que ocupaba un lugar especial en mi fonoteca personal, al menos quien tuvo la osadía de volármelo, quiero suponer tiene buen gusto musical.

Este trabajo es de esos extraños casos donde lo conceptual, lo estético y lo visceral se convierte también en un éxito comercial sin precedentes.

Pink Floyd

A nivel mundial el disco ha alcanzado record de ventas para convertirse en disco de platino en por lo menos veintitrés ocasiones, considerado como el álbum más vendido en toda la década de los años 70’s y ocupa el tercer lugar mundial de los discos más vendidos de todos los tiempos.

No lo sé de cierto, pero es quizá también uno de los discos con más tracks en la historia del rock, ya que cuenta con la modesta cantidad de 27 pistas, de las cuales 26 son de la autoría de Waters y Gilmour, solo una la pieza de nombre “Oh My God – What a Fabulos Room” es adjudicada a  Christine Hargreaves.

Otra prueba más del éxito alcanzado se vio reflejado por la creación de una película, influenciada por este trabajo, esta llevo por nombre… adivinaron “The Wall”. La cinta retrata la estructura musical del LP, sin embargo, como cualquier trabajo cinematográfico, se tomaron ciertas licencias y algunas modificaciones, pocas en realidad, lo que –desde la opinión de muchos “expertos”- potencio aun más la poderosa obra creada por Pink Floyd, considerándola por muchos como un mega video clip de todo el álbum.

The Wall Movie

Podrá ser así o no, dependerá de la visión y criterio de cada uno, pero en donde si concedo parte de razón, es en que la forma de hacer visual la música tiene un antes y un después de la película The Wall.

Una muestra más de la importancia de este “insustituible e indispensable material” para el mundo de la música tuvo una muestra más, en 2007 se edito una reinterpretación de The Wall a manera de homenaje por bandas y artistas de la talla de Deep Purple, Yes, Toto, Jethro Trull y los miembros vivientes de The Doors entre otros.

Si aun no han vivido la experiencia de dejarse atrapar por esta obra maestra, les recomiendo que se regalen unos minutos y déjense llevar por este viaje alucinante que supone vivir con todos los sentidos el derrumbar el muro.

Roger Waters The Wall

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here