Como parte de nuestro nuevo descubrimiento, queremos compartirles cual ha sido nuestra experiencia en el vasto mercado de formatos que se ofrece en la música digitalizada. El no tan común OGG utilizado por Spotify; el AAC incorporado por Apple Music y hasta el MP3 utilizado por el servicio de Google Play Music y Amazon Music. Todos ofrecen calidades distintas por lo que indudablemente notaras una diferencia al escuchar tus canciones favoritas.

Podríamos incluir incluso los formatos sin comprimir como lo es el FLAC, el AIFF, o hasta el DSD y el WAV. Calidades aparentemente superiores, puesto que, si eres como nosotros que no contamos con un equipo de audio especializado para dicho fin, pues no tiene mucho sentido traer un archivo de mas de 50 MB en tu iPod de sexta generación con una capacidad de 64Gb.

Quitando eso del medio, este articulo queremos dedicarlo exclusivamente a los formatos comprimidos a fin de mostrar las bondades y beneficios de saber escoger el mejor de todos. Es importante porque, tomarlo en cuenta, te puede ayudar también a resolver el dilema de con que servicio de música por streaming te convendría mas.

3. MP3 (MPEG-1 Audio Layer III o MPEG-2 Audio Layer III)

Mp3Comenzando con el mas común de todos, el MP3, un formato que si bien le podemos dar el merito de ser de los primeros que surgen para digitalizar la música, no lo es asi en cuanto a términos de calidad. Es cierto también que su tamaño lo hace el mejor por permitir tener una canción de cinco minutos ocupando unos 10 Mb en promedio de tu memoria interna del celular y/o reproductor de música. Sin embargo, su codificación y  la manera en que recorta la información digital para poder ofrecer un archivo de peso pequeño, es una de sus mas claras desventajas.

En la practica, esto se ve reflejado cuando pones una rola como Angel de Massive Attack, en donde el bajo es profundo y con detalle -es decir, tienes el “boom” ocasionado por las frecuencias mas bajas, ademas del pick de las cuerdas del bajo- no se disfruta por generar artefactos que distorsionan la señal.

Por esa razón, el MP3, formato aleman fundado con la idea de ofrecer música en la primera era digital de las computadoras, no es el mejor que hay en el mercado… Por cierto, hace no mucho se dio a conocer que sus creadores lo declararon muerto.

2. OGG Vorbis

OggFue como la competencia directa en su tiempo, del MP3. Creado por un programador y músico de vocación originario de Estados Unidos llamado Chris Montgomery, es la clara evidencia de que cuando tu pasión se conjunta con tu trabajo, los resultados son extraordinarios.

Recordando un poco la historia de OGG para contextualizar,  surge en los noventas como necesidad de encontrar una mejor manera de codificar y comprimir información digitalizada. Y tal vez esa sea una de las razones por las que Spotify elige este formato para reproducir y hacer streaming de la música: amigable, versátil y de tamaño reducido, es definitivamente mejor que el MP3.

La calidad de esa misma rola que mencionábamos anteriormente se supera por creces. No solo las frecuencias graves suenan mejor definidas, sino los medios y un poco los agudos se equilibran -por así decirlo- para ofrecer mejor nitidez y detalle de la instrumentación en general.

Sin embargo, no es lo mejor que hay en el mercado, puesto que  ademas de que es difícil de conseguir, hay algo que le falta para ser nuestra primera opción: eso diríamos, es algo así como el “tono” del sonido.

1. AAC (Advanced Audio Coding)

aacEs nuestra primera opción. Con una codificación del sonido que permite eliminar menos información de una señal análoga, el resultado es bastante notorio cuando comparas una canción con esta extensión, con la de los otros dos formatos. Los bajos suenan completamente profundos y definidos sin distorsionarse nada, ademas de que los medios y los agudos se resaltan permitiendo un rango dinámico mas amplio que el MP3 y el OGG.

Es el santo grial de los formatos de música comprimida. Inclusive nos atreveríamos a decir que el AAC que ofrece iTunes Store y Apple Music es tan bueno en calidad como uno FLAC o WAV. Si pones uno seguido del otro, la única diferencia notable que podrás encontrar, es la cantidad del volumen. Mientras que un formato sin comprimir te ofrece mayor sonido, aquel otro formato inventado por el Instituto Fraunhofer en conjunto con Sony, Dolby y AT&T, tiene ligeramente menor cantidad de volumen, pero con la misma calidad.

Entonces, el AAC es el mejor formato que puedes conseguir: tiene un tamaño de archivo bastante pequeño; cuenta con un “tono” de música que realza todos los detalles de la instrumentación y voz en las canciones; y teniendo hasta especializaciones por parte de los ingenieros de sonido en Apple al incluir en algunos materiales discográficos sus versiones “Masterizado para iTunes“, no hay manera de equivocarse al elegirlo como nuestro preferido.

Les dejamos unas imágenes comparativas que encontramos de un articulo, mostrando como recorta y comprime la información cada uno de estos formatos, y el porque uno es mejor que otro.

 MP3 a 320 Kbps

rain-mp3-320

OGG a 320 Kbps

rain-ogg-320

AAC a 160 kbps

rain-aac-wav

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here