El ahora trío londinense Daughter no tiene mucho que lanzo su nueva produccion discográfica Not to Disappear, del cual se desprende esta rolita titulada “The End”, caracterizada por su sonido onírico ambientado sutilmente por sintetizadores y reverberaciones de guitarra.

La banda no la habíamos escuchado antes. Se conforma actualmente por la canta autora Elena Tonra, del lado del baterista Remi Aguiella y el guitarrista Igor Haefeli (quien hace brillar esta pieza en especifico con un riff muy melodioso). Sin embargo, el proyecto nace por esta chica que con sus primeras composiciones llamarían la atencion del sello discográfico Communion.

Mas tarde, luego de dos EPs (His Young Heart, The Wild Youth) se unirían a la gran 4AD (donde esta Blonde Redhead) llegando a pulir su estilo llegando a parecer a veces en la voz a Florence and the Machine, y en su instrumentación a Cocteau Twins.

Elegante, conmovedor, y frecuentemente bello, Not To Disappear deja a Daughter, sin lugar a duda, en el lado mas emotivo del espectro, aunque, como el “Dark Trilogy” de The Cure treinta años antes, seguramente conectara profundamente con algunos melomanos y destacara no solo entre los contemporáneos del pop, sino también entre otros emotivos y sensibles del indie pop.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here