Sin pretender llegar a caer en lugares comunes, aunque al parecer irremediablemente se tenga que, quiénes no han ligado sus experiencias personales a la música?, al punto que no falta quien se haya querido adjudicar la autoría de la trillada frase “el sound track de mi vida”, frase que a pesar de, y sí en efecto es trilladísima, tiene mucho sentido en la aplicación práctica de nuestras vidas, y como no si hasta nuestro padres y abuelos han tenido a bien enseñarnos, queriendo o no, esta relación entre la vida cotidiana y aquel conjunto de sonidos y silencios que llamamos música, por ello revisemos algunos aspectos, que a mis entenderes, pueden probar esta simbiótica relación.

Por ejemplo, nos han enseñado que la vida para los seres vivos se divide en tres grandes bloques, “nacemos, nos reproducimos y morimos”, pues bien, desde el momento mismo de nuestra concepción seguramente hubo, ya sea en el momento previo o incluso en el momento mismo del acto en cuestión, música de fondo, que de alguna manera influyo en nuestros progenitores  para elevarles el nivel de intensidad, sobre todo si nuestros jefes se ponían a tono poniendo roiltas de Barry White como “I’m Gonna Love You Just a Little More Baby”, o alguna otra que incitara a echar pasión, sino me crees échale un ojo al video

Barry-White

Inconfundible voz de incitación a la seducción Barry White

Bueno, una vez que nacimos que fue lo que nuestros progenitores hicieron con nosotros para calmar nuestras pueriles ansiedades, exacto nos pusieron unos aparatejos que reproducían “música de cuna”, cancioncitas echas ex profeso para que calmaran al demonio de Tasmania que traemos dentro cuando somos unas micro personas y solo dormimos, comemos, nos cambian el pañal y también escuchamos música, muy seguramente la gran mayoría no nos salvamos de escuchar a Cri Cri, y querámoslo o no esas rolas o aquellas que nos hayan acompañado en el proceso de crecimiento desde la cuna hasta nuestros primeros años de escuela, ya se encuentran grabadas en nuestro inconsciente y nos remite a un momento especifico de nuestros años mozos.

Ya creciditos y con las hormonas alborotadas, cuando empiezan nuestras primeras salidas con los cuates, cuando te llevas a hurtadillas el carro de tu Papá y te paseas por las calles aledañas a tu casa con el “estéreo” a todo volumen y de fondo nada más y nada menos que Metallica, que aunque no sabes ni tocar una guitarra y seguramente no dominas bien el idioma Inglés, ponías cara de rudo como la de Cliff Burton, Kirk Hammett, James Hetfield o Lars Ulrich (miembros originales de la Banda), al compas de “Master of Puppets”.

MetallicaMetallica a través de los años, desde sus inicios en 1981 hasta la primera década del siglo XXI

O bien si andabas de conquistador y no querías dar una imagen demasiado ruda a la chica en cuestión, ponías rolas de Bon Jovi o una que otra de Guns N’ Roses, onda November Rain, obvio con la imagen de la modelo del video con micro vestido de novia entrando a la iglesia, pero bueno esa es otra historia, pero si quieres ver semejante bombón en micro vestido dale un vistazo en:

Seguro algunas rolas como ya lo decíamos antes, alborotaron de más a algunos y también en algún acto inspirado por una rola que incitara a la pasión, repitieron la historia de cómo llegaron al mundo, y sí con música de fondo.

Finalmente, hay un lugar al que todos vamos a ir, ¿cuándo? ahí si no tenemos la certeza, pero nos vamos a morir o como mi sabia abuela dice “vamos a entregar el equipaje”, y hasta esos momentos en que dejamos este mundo matraca hay una constante, nuevamente, la música, que se hace presente desde marchas fúnebres compuestas para tan solemnes momentos, como canciones inspiradas dentro de la música mexicana como la tan tocada y odiada por mi sabia abuela “Las Golondrinas”, hasta un sinfín de subgéneros musicales de nuestro país, y qué decir de rolas memorables de roqueros como Eric Clapton cuyo tema “Tears in Heaven” fue compuesto a raíz de la muerte de su hijo de 4 años tras caerse desde la ventana de un rascacielos en Nueva York. Para ver el video oficial de la canción.

Eric Clapton Unplugged

Eric Clapton una de sus imágenes icónicas para el álbum MTV Unplugged

Así que aunque suene a lugar común, medio fresa y casi ñoño, aplica el término “sound Track de mi vida”, ya que en efecto ese glorioso conjunto de sonidos y silencios que la humanidad hemos llamado Música, es desde mi punto de vista la única, incondicional e indiscutible compañera de vuelo que tenemos, por ello sube el volumen y que truene la bocina aunque se queje tu vecina.

 

2 Comentarios

  1. Power!! Asi es como deben escucharse las caniones que a uno le llenan, con decibeles capaces de ensordecer a cuaquiera o de enloquecer a personas santas.
    Tower records dice “no music, no life” y si, creo que junto con el placer de comer la musica es un elemento que nos permite diferenciarnos del los animales (ychoferes de microbuses).
    Chido un espacio para que nuestros oidos “olfateen” sabores conocidos y algunos por descubrir.
    Espero tus aportaciones cotidianas.
    Felicidades por publicar!!

  2. “La musica, sus actores y autotes son formas de dialectica y momentos inspirados en realidades o suscesos que aveces suelen ser fantasticas que alimentan nuestros dias y nos hacen encerrar disipar y creer en un sin fin de epocas y son reflejo de nuestro rastro en este mundo” Talos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here