No todos los martes 13 son tan malos, y menos cuando de fondo musical suena una de las canciones que de mejor humor  me puede poner, que me remite a momentos compartidos con un muy buen amigo, departiendo un par de cervezas y escuchando la rola en cuestión que consciente o inconscientemente, repetíamos la misma una y otra vez, y cada que comenzaba el inicio de la letra reparábamos en que sin querer nos encontrábamos cantando y brindando por el puro gusto de empinar el codo y de contagiarnos con la buena vibra que nos transmitía esa canción, seguramente alguno de ustedes mis estimados cuatro lectores habrán experimentado esa sensación en algún momento, en mi caso esta avalancha de memorias y buen mood lo provoca “Dar es Dar” del gran Fito Páez,

Fito Paez

quien curiosamente este pasado martes trece cumplió cuarenta y nueve años, de los cuales lleva por lo menos 35 años dedicado a la música, si tomamos en cuenta que a la temprana edad de trece años formo su primera banda en su natal Rosario, Argentina.

A Fito Páez le debo en lo personal que haya musicalizado muy buenos momentos como el que les relataba anteriormente, mi gusto personal por el rock argentino me llevo a conocer la música de Fito allá por finales de los años ochenta cuando escuche una canción llamada “Ciudad de Corazones Pobres” que llamo poderosamente mi atención por ser un tema cargado de una ira incontrolable y al mismo tiempo una impotencia poética que a la fecha no he vuelto a escuchar; esta visceral y armoniosa estridencia rockera ni siquiera se la escuche a Charly García o al propio Andrés Calamaro.

Con la llegada de la década de los 90 el panorama rockero se abría y mi consumo musical ahora era un poco más vasto, en esas épocas llego hasta mis oídos un tema de Fito que en el título lo dice todo, “El Amor después del Amor” de exquisita manufactura y de armonía deliciosa, esta rola me acompaño por un largo tiempo en diversas andanzas, siempre poniéndome de muy buen humor y sacando mi lado simple, al grado que en una ocasión que venía escuchando en mis Discman, antecesor a los reproductores en formato Mp3, un CD con la rola en cuestión al abordar un elevador que me llevaría al piso donde en aquellos años trabajaba, en lugar de subir al piso 8 donde estaba mi oficina, bajo al sótano, al volver a subir al nivel del lobby y abrirse las puertas quienes esperaban el ascensor se me quedaron viendo con cara de circunstancia, y contagiado por la buena vibra de la canción sin quitarme los audífonos me les quede viendo y con una gran sonrisa atine a decirles “sean ustedes bienvenidos a este su elevador, hoy seré su capitán y espero que tengamos un ascenso cómodo y no se caiga esta chatarra”, mi chiste consiguió que las miradas no fueran menos agradables y muy seguramente me gane alguna mentada de madre, pero el buen humor que me provoco me duro todo el día, y ahora a la fecha cada que la escucho me devuelve esa sonrisa y aunque esté pasando un día poco agraciado “El Amor después del amor” tiene el súper poder de cambiar mi estado de ánimo.

En general la música de Fito Páez consigue ponerme de buenas, y me provoca hacer cosas que normalmente no haría, como cantar desaforadamente, incluida desafinada descomunal, en los semáforos mientras espero a que se ponga la luz verde y proseguir mi camino sin importar que los vecinos de auto a mis costados me pongan cara de suplicio como implorando que alguna alma caritativa se apiade de mí y me silencie de una vez por todas;

paezesto normalmente sucede cuando escucho “Llueve sobre Mojado” que interpreta a dúo con Joaquín Sabina.

Fito cumple 49 años, un tipo que ha explotado su talento como artista en diferentes ramas, músico rockero, virtuoso pianista, cantautor, guionista y cineasta, todo hecho con mucha honestidad, así que desde esta humilde trinchera espero que cumpla más, pero sobre todo que siga haciendo música y poniéndome de buenas.

Compartir
Artículo anteriorRöyksopp viene a México
Artículo siguienteHot Chip – Flutes [Nuevo Video]
Melómano de corazón, Whiskolero por vocación, tuitero con razón, amante del cine, ocupado por la naturaleza, bien informado, de sangre azul y piel dorada, sufro de insomnio y me arrullo con Metallica. Comentarios y/o mentadas en @Diaz_Eduardo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here