Hace poco leí un articulo del sitio esotérico Time Wheel  llamado Creating Music To Achieve Ascension que se me hizo bastante interesante porque habla sobre la música como un camino hacia la iluminación espiritual.

Muy poco se ha escrito acerca del tema de manera tan clara y concisa, ademas de que va dirigida tanto a melómanos como a músicos. Por esa razón decidí traducirlo.

En resumen, Tome (autor de la nota) nos explica a detalle y nos lleva de la mano a través de lo que yo diría es un camino hacia la iluminación porque esta enfocado al autoconocimiento usando la música como principal herramienta, utilizando otras herramientas como el yoga, la improvisación y el discernimiento de sonidos.

La música se ha utilizado desde tiempos remotos como un camino para alterar la consciencia con el fin de inducir experiencias psicodelicas. A pesar de que en si prevalece hasta el día de hoy en nuestra cultura moderna, la música es rara vez comprendida de esa forma.

Debido a su comercialización, ha habido una perdida de sensibilidad culturalmente hablando sobre el origen y complejidad de la música. Antes de que las tecnologías permitieran que la música grabada fuera transmitida de manera global, la única manera de poder tener una experiencia así, era sintonizarse con ella, o estando presente mientras alguien la tocaba.

Muchos pasan por desapercibido de las propiedades místicas que tiene el ritmo, la resonancia y la armonía que conforman la construcción de lo que es un sonido articulado. El percibir las energías sutiles es cuestión de practica pero con cada intento de conseguir entrar en ese espacio de expresión sagrado, poco a poco se vuelve mas fácil. Dependiendo de la experiencia personal del iniciado (musicalmente hablando), estas facultades están ahí dependiendo del grado de acceso.

Alguno quizás tenga la habilidad de entrar en las cualidades tipo trance que tiene la música a través de enfocar su atención en el ritmo, contenido armónico y significados de letras. Esto implicaría que el iniciado sabe discernir lo que esta escuchando, basándose en los sonidos que lo hacen vibrar (es decir, los que mas le llama la atención).

Para lograr iluminarte a través de sintonizarte con las frecuencia que mas vibras, la música tiene que salirte desde adentro, refiriéndose a que después de refinarse (tu sensibilidad) a través de horas de autoconocerse, en el exterior se llegan a reflejar tus hallazgos internos.

Antes de crear música, el tomar medidas para entrar en un estado de consciencia alterada, como lo pueden ser el despertar del kundalini a través del yoga, puede acrecentar de gran manera la intensidad del potencial creativo y por lo tanto, de alcanzar la iluminación.

Otra herramienta que el iniciado utiliza en su búsqueda de la iluminación es la improvisación, que puede liberar el canal nato creativo que tiene cada persona, logrando despertar la clarividencia y la facultad de la espontaneidad (a veces conocida conocida como chispa).

Este método, si es usado en unión del autoanalisis creativo musical, puede otorgarle como regalo al iniciado reflejar sus creaciones de manera directa (desde dentro hacia afuera).

La habilidad de improvisar es la fuente de donde tu esencia creativa podrá comenzar a fluir libremente; desarróllala en privado y refinala haciéndolo de manera colaborativa. Si te desvías del sonido que quieres alcanzar, únete nuevamente a la energía caótica para así transmutar ese “error” en algo sagrado y de esos que solo pasa una vez.

Desde ese punto, uno deja de estar atado a los rigurosos aspectos teoricos de como debe ser la música para de esa forma acceder a la música desde adentro de uno mismo.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here